Margarito Cuéllar: el trajinar natural de la poesía